TRATAMIENTO DEL ESTRÉS EN SANT CUGAT

 

¿Qué es el estrés?

El estrés se puede definir de varias maneras. Podríamos decir que es un conjunto de reacciones fisiológicas y emocionales que se presentan cuando una persona sufre ante determinadas situaciones una tensión nerviosa elevada o muy elevada.

Sufrir estrés puntualmente no tiene porque ser malo pero si este estado de estrés se cronifica puede dar lugar a la aparición de problemas importantes de salud que se pueden manifestar tanto a nivel biológico como psicológico.

 

Las respuestas psicológicas al estrés incluyen el factor emocional, el cognitivo y el de comportamiento. Estos factores aparecen interrelacionados ya que todos ellos forman parte de la persona y su entorno y pueden alterar su salud de diferentes maneras. Es muy común que este estrés excesivo acabe causando a la persona que lo sufre un trastorno de ansiedad y/o un estado depresivo.

A su vez, las respuestas biológicas activan los mecanismos fisiológicos como respuesta a la agresión que supone el estrés continuo.

 

 

Interviene el sistema nervioso central y periférico y el sistema endocrino que aumenta la secreción de ciertas hormonas, como la adrenalina, la noradrenalina y el cortisol. Del mismo modo, el sistema inmunológico puede verse afectado en diferente medida dependiendo de las respuestas de afrontamiento de cada individuo.

Las situaciones o causas que provocan estrés no siempre se derivan de situaciones de peligro o situaciones dolorosas, sino que pueden derivar de situaciones cotidianas como hacer cola en la carretera, gritos de vecinos, ruidos callejeros, etc.

 

Hay varios tipos de estrés patológico. Los más comunes son el estrés postraumático y el estrés ocupacional. El primero es aquel que podemos sufrir como consecuencia de haber experimentado un acontecimiento traumático como puede ser un accidente de tráfico, un desastre natural, una agresión física, una separación sentimental, la pérdida de un ser querido, etc. Por su lado, el estrés laboral implica una serie de reacciones emocionales y fisiológicas que ocurren cuando las demandas de trabajo superan nuestros recursos de afrontamiento.

 

En definitiva, el estrés se puede entender como una sobrecarga para nuestro organismo que se da cuando una cierta situación supera los recursos con los que contamos para afrontarla. Cuanto mayores sean las exigencias de la situación o evento y cuánto menores sean los recursos de los que disponemos, mayor será la sobrecarga o el nivel de estrés.

 

Es importante tratar el estrés a tiempo para evitar que se cronifique y pueda tener consecuencias indeseables para la salud. Sin ir más lejos, las hormonas del estrés son perjudiciales para el cerebro, ya que los niveles elevados de cortisol pueden causar daño al hipocampo, que desempeña un papel importante en la memoria, especialmente en la memoria a corto plazo.

Sin embargo, se debe recordar que en situaciones de emergencia los cambios causados por el estrés son cambios adaptativos, necesarios para prepararnos para proporcionar una respuesta adecuada a esta emergencia.

 

 

En ICA aplicamos tratamientos específicos para aprender a manejar el estrés y la ansiedad con la ayuda de psicoterapia, meditación y técnicas de relajación, así como de otras herramientas para promover el cambio de hábitos. En cada caso se valora y se habla con el cliente, si es necesario, sobre la posibilidad e idoneidad o no de combinar el tratamiento psicológico con tratamiento farmacológico.

El sufrimiento de estrés y/o ansiedad es también una buena oportunidad para hacer cambios en la vida que nos ayuden a alcanzar niveles más altos de satisfacción, creciendo y desarrollándonos como personas más libres, responsables y felices.

© Institut Català de l'Ansietat 

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social LinkedIn