TRATAMIENTO DE LOS ATAQUES DE PÁNICO EN SANT CUGAT
Los ataques de pánico (ataques de ansiedad) y el trastorno de pánico

Un ataque de pánico es la aparición repentina de un miedo intenso o un malestar intenso que alcanza su máxima expresión en minutos y durante ese tiempo se producen cuatro o más de los siguientes síntomas:

- Palpitaciones, sacudidas del corazón o aceleración de la frecuencia cardíaca.

- Sudoración.

- Temblores o sacudidas.

- Sensación de ahogo o de dificultad para respirar.

- Sensación de atragantarse.

- Opresión o malestar torácico.

- Náuseas o malestar abdominal.

 - Sensación de mareo, inestabilidad, aturdimiento o desmayo.

- Escalofríos o sofocos. 

- Parestesias (sensación de entumecimiento o de hormigueo).

- Desrealitzación (sensación de irrealidad) o despersonalitzación.

- Miedo a perder el control o a volverse loco.

- Miedo a morir.

Los ataques de pánico en si mismos no son peligrosos a pesar que la persona que los sufre, especialmente la primera o primeras veces, lo pasa muy mal, habitualmente con miedo a morir o a volverse loca. 

Hay personas que sufren solo un ataque de pánico o alguno puntual en toda su vida. Estos ataques de pánico aislados, seguramente, son causados por un factor muy estresante para la persona que lo vive.

En cambio, existen personas que sufren ataques de pánico recurrentes y en general inesperados. Estas personas suelen sufrir un miedo bastante constante a sufrir nuevos ataques de pánico. En este caso podríamos decir que la persona sufre un trastorno de pánico.

Los trastornos de pánico pueden cursar sin o con agorafobia

Este miedo a sufrir ataques de pánico puede afectar significativamente la calidad de vida de las personas y  en este caso se recomienda seguir un tratamiento psicológico para poder resolver o mejorar la problemática.